Viernes: día de innovar y aprender


Siempre digo que el viernes es mi día de innovar y aprender. Desde siempre, he tratado de que este día tenga varias hora dedicadas a aprender cosas nuevas (de todo tipo) y de hacer las actividades rutinarias de un modo diferente. Puede ser utilizar un navegador nuevo en lugar del que uso de manera habitual; en vez de chequear mails en Outlook, comenzar a probar con otro cliente de correo e investigar editores de fotografía en el teléfono para mejorar los posteos en Instagram(ayer bajé varias aplicaciones que hoy iré probando).

Por supuesto, esto depende de la ocupación de cada uno. En mi caso, como soy mi propia jefa, puedo acomodar mis horarios todo lo que quiera. Aún así, debo hacer algunos pequeños "sacrificios" para tomarme estos ratos: suelo levantarme más temprano los viernes y cambio mi rutina, así puedo darme el lujo de tener tiempo a disposición para esto.

El secreto está en tener estas horas apartadas como si fuera un compromiso ineludible: la única forma de estar actualizados es dedicando tiempo a la innovación. De lo contrario nos iremos estancando y resultará más dificil absorber los cambios.

Si trabajas en relación de dependencia, fíjate de manera consciente en las tareas que desarrollas para averiguar si puedes introducir una mejora. Observa lo que hacen tus compañeros: tal vez te surja de allí alguna idea. Investiga lo que hacen otras áreas en tu empresa. Fíjate cómo son las tareas en aquel departamento al que quieres ser promovido.

También suelo buscar recetas y aprender platos nuevos que cocinaré el fin de semana: Google me ayuda a buscar y las varias aplicaciones que tengo en el teléfono hacen el resto. ¡Claro que luego hay que meterse en la cocina!

Y no dejo de lado mi estudio de idiomas: con Duolingo en el teléfono, hago mi training diario de 15 minutos y así estoy repasando portugués, idioma que hace rato que no hablo y estudié hace unos años.

Date una oportunidad en esto. Tal vez no dediques un día entero; una hora también está bien. Pero que sea una hora sin seguir la rutina, una hora de permiso para pensar diferente, buscar alternativas y hacer nuevos contactos que enriquezcan tu red laboral y profesional.

Tip para hoy: si no utilizaste todavía Notebook, de Zoho, dale una probadita. Es una especie de Evernote, pero en vez de carpetas tenés anotadores que podés personalizar y consultarlos como si fuera una biblioteca. Lo podés usar en la compu, la tablet, el teléfono... Miralo y me contás.

Miércoles: día de trabajar la agenda


Ampliar la agenda... Esto me viene de mis épocas de estudiante del ISER. Estaba en la carrera de Producción Integral de Radio y Televisión y nuestro profesor Guillermo Lázaro le daba muchísima importancia a la construcción y desarrollo de la agenda. Yo tomé esta enseñanza para mi vida personal y para todas las actividades en las que me involucro.

Armar y mantener la agenda, desarrollarla y ampliarla es un trabajo en sí mismo. Mi agenda no solo tiene los contactos de las personas con las que trabajo; también incluyo datos de aquellas organizaciones vinculadas a temas que me interesan, de empresas que proveen los servicios que necesito, de profesionales que pueden llegar a ser de utilidad para mi actividad.

Hay un punto muy importante: la agenda es personal e intransferible. No sirve utilizar la de otra persona ni copiar y pegar datos sin ton ni son. El secreto está en que tengamos algún tipo de contacto con quienes están incluidos en ella. Que esas personas efectivamente nos conozcan, que si les escribimos o llamamos sepan quienes somos, que mantengamos el vínculo. 

Yo trato de mantener el contacto con las personas que me presentan. Interactuo de alguna manera, estando al día respecto de sus actividades gracias a redes profesionales como LinkedIn. También hay extensiones que puedes agregar a Gmail para tener más información de tus contactos o utilizar herramientas como Cloze, que ayuda a estar al día con las personas que están en nuestra agenda, recordándonos cuánto hace que no tomamos contacto con ellas y sugiriendo cuando escribirles o llamarles.


Hoy es miércoles, el día que destiné a ampliar y actualizar mi agenda... En un rato voy a repasarla y ¿quién sabe? Tal vez conozca algún contacto nuevo que colabore en el avance de mi profesión y hacer networking.

Martes: día de buscar oportunidades


Así como les contaba que el lunes, para mi, es el día de avanzar, el martes es el día de buscar oportunidades. Y me refiero a oportunidades de todo tipo: profesionales y personales.

Si nos fijamos en el origen de la palabra oportunidad veremos que proviene proviene del término latino opportunitas, compuesto por ob, que significa “hacia”, y portus, que significa “puerto”. Esto es, "hacia el puerto". Como se darán cuenta, "oportunidad" surgió en el campo de la navegación: los marinos decían ob portus para indicar la combinación óptima de viento, corriente y marea para llegar al puerto, cuando el capitán del buque ya había vislumbrado el lugar de llegada. La embarcación estaba en estado de opportunitas cuando el capitán había decidido adónde ir, sabía cómo llegar y las condiciones eran óptimas. 

Considerando esto, podemos crear nuestras oportunidades o ponernos en situación de encontrarlas. Si tenemos claro lo que queremos conseguir (nuestro puerto) y nos ubicamos en el escenario indicado (el mar en condiciones de navegar), vamos a estar en estado de opportunitas.

Lo importante es tener la mente abierta y sin preconceptos. Reconozco que a veces me cuesta. Por eso elijo un día en especial para estar alerta y revisar aquellos correos que me envían y que podrían ayudarme en mi búsqueda de oportunidades, para releer artículos con algún dato que guardo para después revisar y ver si me sirven, para retomar conversaciones con ideas que me acercan.


Hoy ya tengo un par de cosas en bandeja esperando que las analice. No siempre resultan, a veces se desvanecen antes de empezar, pero muchas otras constituyen verdaderos avances y satisfacciones.

Más leídas

Danos "Me gusta" Facebook