Comenzá el día con gratitud


Tengo la enorme suerte de trabajar en países de Centroamérica y conocer culturas diferentes. Una de las cosas que más me llamó la atención en mis primeros viajes fue lo agradecidas que son las personas con sus semejantes. Y por sobre todo, la religiosidad en la gran mayoría de los que conozco que hace que agradezcan las bendiciones que Dios derrama sobre ellos.

En muchos países, antes de comenzar las actividades y al finalizarlas, acostumbran a agradecer por las horas que compartimos juntos. Siempre te saludan con la palabra “Bendiciones”.

Agradecer es un buen ejercicio diario. Agradecer por todo lo que se va presentado puede parecer dificil e, incluso, descabellado. No vas a estar dispuesta a agradecer que hubo un corte de rutas que te hace llegar tarde al trabajo, ni el resfrío que te pescaste antes de una fiesta y te mantiene en cama. Pero ponete a pensar qué cosas podés agradecer hoy. Y mañana, otras cosas diferentes. Y así, vas a empezar a encontrar montones de cosas por las que estar agradecida.

Puede que te haya gustado mucho una imagen que alguien compartió en Facebook: agradecele haberla compartido. Alguien en la oficina te trajo una taza de café cuando fue a servirse: agradecele de corazón, mirando a los ojos y con una sonrisa. Un bello día de sol, un paisaje que te gustó, una tarde especial en tu jardín: agradecé a quien te parezca. Puede ser Dios, el Universo, la Naturaleza… lo que vaya con tus creencias.

Yo agradezco poder escuchar los pájaros de mi jardín cada vez que estoy en casa trabajando. Escribir mientras escucho ese concierto continuo es una bendición. Agradezco que mis mascotas siempre me reciban moviendo sus colas y con expresión de alegría. Agradezco que mi mamá invente nuevos postres y comidas ricas cuando la voy a a visitar cada semana. Agradezco que Daniel siempre está de buen humor. Agradezco tener la posibilidad de crear y haber sido bendecida con dones artísticos. Siempre hay algo por lo que estar agradecidas.


¿Y vos? ¿Por cuáles cosas estás agradecida?

Relax


Hemos venido hablando de la necesidad de tener un rato para nosotras mismas. Tal vez te lo hayas tomado yendo al gimnasio, a una clase de artesanías, paseando por un shopping o tomando un café con tus amigas.

Pero el ratito de distensión al final del día, para mi, es insuperable. Saber que ya no tenés que volver a salir, que volaron los zapatos de tacón y que podés sacarte el maquillaje, que los aros no cuelgan de tus orejas y podés aflojarte, es fundamental antes de terminar el día.

A mi me gusta mirar un capítulo de mi serie favorita, jugar algún jueguito en mi teléfono y tomarme un té de hierbas que inviten al relax, generalmente en ese orden. Aunque digan que hay que alejarse de la tecnología antes de dormir, a mi me ayuda a inducir el sueño.

A veces armar playlists con música que te gusta y escucharla antes de dormir es una buena opción. Leer un libro que te apasione, escribir unos párrafos en tu diario, hacer ejercicios de respiración, todo ello ayuda al relax. Lo importante es que te guste y te sientas libre y feliz mientras lo haces.


¿Cuáles son tus actividades de relax antes de entrar al dormitorio?

Más leídas

Danos "Me gusta" Facebook