#LunesDeApps: IsoTimer


Nuevo #LunesDeApps. Hoy voy a presentarles una aplicación que reúne calendario, organizador de proyectos, tareas y metas. Hace un tiempo vengo utilizándola; a veces la desinstalo para probar otras, pero suelo regresar a ella, porque se ajusta mucho a mi forma de trabajar.

Se llama IsoTimer y pueden utilizarla en dispositivos móviles y en la compu. La versión para dispositivos móviles es más bonita y está mejor lograda que la de escritorio, pero funcionalmente es igual.

Cuando ingresan en la página o descargan la aplicación tienen que crear una cuenta o, como hago yo, ingresar con la cuenta de Google.

¿Qué cosas se pueden hacer con IsoTimer? Lo primero que vas a descubrir es que podés elegir distintas formas de visualizar el día: las tareas de la fecha, el calendario, el diario, tus planes y metas o lo que llaman "tu vida". Comencemos a explicar cada uno de estos puntos:

Las tareas presentan la posibilidad de escribirlas o grabar audio. Cada tarea puede incluirse en una lista y asignarle prioridad, determinar si se repiten en el tiempo y tenemos la posibilidad de adjuntarle notas, ubicación, subtareas, contactos y artículos. Asimismo, podemos compartirlas con otras aplicaciones instaladas en el dispositivo. Finalmente, podemos asignarla a alguno de nuestros contactos; convertirla en meta, cita, nota o subtarea; crear una copia e insertarle íconos.

El calendario puede ser presentado bajo distintas vistas: la fecha de hoy, la semana, el mes o bajo el formato de agenda, muy similar a las páginas de una agenda en papel, con el agregado que cada día trae el acceso al diario. Podemos agregar "vista dividida" y entonces veremos el calendario (con cualquiera de sus vistas) junto con las tareas.

El diario muestra en pantalla los campos de "título" y "detalles". Se puede adjuntar una nota, la ubicación, un contacto o un artículo (que a su ve, puede ser un archivo, una foto, un audio o un dibujo). Todas las entradas del diario pueden compartirse con otras aplicaciones intaladas en el dispositivo, como comentamos con las tareas, e insertarle íconos.

IsoTimer nos da la posibilidad de escribir nuestras metas, que se clasifican en actuales, completadas e inactivas. Cada meta se convierte en proyecto (y lo podemos organizar como tal).

Cuando accedemos a Mi vidaIsoTimer te da la opción de elegir entre Metas, Mente, Gente, Dinero y Cuerpo. Ingresando a cada una de ellas se despliega un menú para que elijas en qué área querés trabajar. Por ejemplo, clickeando en Mente, aparecen las opciones "ser organizado", "procastinación", "mi actitud", "mis temores" y "mis adicciones".

Finalmente, IsoTimer puede ser sincronizado entre todos tus dispositivos y con Google Drive y cuenta con versión gratuita y paga.

Edith Clarke, primera en muchas cosas


¿Alguna vez escuchaste hablar de Edith Clarke? Te cuento que fue la primera en muchas cosas: la primera ingeniera electrónica estadounidense, la primera profesora de ingeniería eléctrica en la Universidad de Texas, la primera mujer en obtener un Master of Science en ingeniería eléctrica del MIT, la primera mujer en presentar un documento ante el Instituto Americano de Ingenieros Eléctricos, la primera ingeniera en conseguir un puesto profesional en la sociedad de honor de ingenieros más antigua de Estados Unidos, Tau Beta Pi y la primera mujer en ser aceptada como miembro con derecho completo a voto de la AIEE.

Edith nació el 10 de febrero 1883 en en una próspera granja de Howard County en Maryland. Su padre se llamaba John Ridgely Clarke y era abogado y agricultor; su madre se llamaba Susan Dorsey Owings y tuvo ocho hermanos. Su padre murió cuando ella tenía siete años; a los 12, falleció su madre y un tío se hizo cargo de su guarda mientras su hermana mayor cuidaba de ella y los otros hermanos. Edith fue a la escuela Briarley Hall, un internado para niñas en el condado de Montgomery, donde aprendió latín, literatura inglesa e historia. En su infancia padeció problemas de aprendizaje en lectura y ortografía pero demostró tener grandes aptitudes para las matemáticas y los juegos de naipes. Recibió un riguroso entrenamiento en aritmética, álgebra y geometría que sentó las bases de su futura carrera. Más tarde fue enviada a un internado hasta que cumplió 16 años.

Contra el consejo de su familia y los amigos, Edith utilizó su herencia para estudiar matemáticas y astronomía en el Vassar College, donde se graduó en 1908 con honores como una Phi Beta Kappa. Después de la universidad, enseñó matemáticas y física en un colegio privado en San Francisco y en la Universidad Marshall , en Huntington.

Después de haber padecido una enfermedad grave, en 1911 comenzó estudios de Ingeniería Civil en la Universidad de Wisconsin–Madison, pero dejó los estudios en 1912 para convertirse en una "calculadora humana" en la compañía de telecomunicaciones AT&T. Allí realizó cálculos para el ingeniero George Campbell, que aplicó métodos matemáticos para resolver los problemas de las transmisiones eléctricas de larga distancia. En aquel entonces, la única posibilidad para las mujeres dentro de la AT&T era desempeñarse como analista, brindando asistencia a la investigación masculina mediante cálculos pero sin reconocimiento. Mientras trabajaba en AT&T, por las noches estudiaba ingeniería eléctrica en la Universidad de Columbia y para aumentar sus conocimientos, siguió un curso de radio en el Hunter College. En 1918, Edith se matriculó en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, y el año siguiente se convirtió en la primera mujer en obtener un Master of Science en ingeniería eléctrica del MIT.

En 1919, sin poder encontrar un puesto como ingeniera, comenzó a trabajar en General Electric con el cargo de supervisora de ordenadores en el Departamento de Ingeniería de Turbinas. En su tiempo libre, inventó la calculadora Clarke, que consistía en un dispositivo gráfico que resolvía ecuaciones tomando en cuenta la corriente eléctrica, el voltaje y la impedancia en líneas de transmisión de energía. Su invención solucionaba ecuaciones lineales diez veces más rápido que los métodos utilizados hasta entonces. Clarke obtuvo la patente de su invención en 1925.

Cuatro años antes había dejado General Electric para enseñar física en Turquía, en el Constantinople Women's College pero en 1922 General Electric la contrata como ingeniera electrónica, donde trabajo hasta 1945. En 1947, entró a formar parte de la facultad del Departamento de Ingeniería Eléctrico de la Universidad de Texas en Austin, en donde fue nombrada la primera profesora de Ingeniería Eléctrica del país. Dio clases durante diez años y se retiró en 1957.

Edith nos legó sus investigaciones: fue autora o coautora de 18 documentos técnicos entre los años 1923 y 1951, dos de ellos galardonados por la AIEE: en 1932 por el mejor artículo regional y en 1941 por el mejor artículo nacional.  En 1943, escribió un libro de texto titulado Circuit Analysis of A-C Power Systems. En 1950, publicó un segundo tomo de la obra.

En 1954, recibió el Premio al Logro de la Society of Women Engineers y hace tres años, en enero de 2015, Edith Clarke obtuvo un reconocimiento post mortem:  ingresó al National Inventors Hall of Fame (NIHF), integrado por un grupo selecto de alrededor de 500 ingenieros y científicos que cambiaron la historia del mundo con sus ligros y descubrimientos.

Murió el 29 de octubre de 1959 en Olney, Maryland.

Ada Lovelace, chica Tecno


¿Quién es la chica cuyo rostro aparece en los certificados de autenticidad de Windows? ¿Es la hija de Lord Byron? ¿La primera programadora de computación? ¿La amante del creador del caleidoscopio? ¿Es la mujer que creó el primer lenguaje de programación y en cuyo honor se bautizó otro basado en Pascal? ¿Estamos hablando de Lady Lovelace? ¿La mujer en cuyo honor se celebró el 24 de marzo el Ada Lovelace Day con el objetivo de bloggear en favor de las mujeres y la tecnología?

Si, estamos hablando de ella, de Ada Augusta Byron King, Lady Lovelace, Condesa de Lovelace.

La hija del célebre poeta y de Annabella Milbanke nació en el Reino Unido el 10 de diciembre de 1815. Se cuenta que cuando estaba naciendo Ada, Byron dijo a un amigo que esperaba que su hija fuera cualquier cosa menos poeta. Cuando apenas tenía un mes de edad sus padres se separaron y su madre consiguió la custodia de la niña, porque por nada del mundo quería que la pequeña estuviera con su padre ni siguiera sus pasos literarios y bohemios.

Ada fue una niña de salud endeble: era asmática y tuvo parálisis en ambas piernas, pero con el tiempo se convirtió en gimnasta y amazona. Como provenía de una familia acomodada, tuvo excelentes profesores. Su madre se preocupó por que se inclinara hacia el mundo de las ciencias y no el de las artes: fue instruida en astronomía y otras ciencias. El primer profesor de matemáticas de la Universidad de Londres, Augustus de Morgan, fue su maestro y él le presentó a Mary Sommerville, excelente matemática que había publicado un libro sobre mecánica celeste.

Un día, cuando tenía 17 años, Ada asistió a una conferencia que daba Dionysus Lardner en el Instituto de Mecánica sobre la máquina de Charles Babbage: allí la joven conoció el trabajo de quien es considerado el padre de las computadoras.
Tan maravillada quedó con la conferencia, que llegó a su casa y le escribió una carta a Babbage: de esta relación epistolar surgirían acontecimientos que aún hoy repercuten en nuestras vidas.

Babbage tenía en mente construir una máquina de cálculo especial: una máquina analítica, base de la moderna computadora. Por ese entonces, un matemático italiano llamado Louis Menebrea escribió una memoria sobre la Máquina Analítica. Babbage pidió a Ada que hiciera la traducción de la memoria. Ada no solo hizo lo que se le encargó: le agregó también una serie de notas, que en conjunto, eran más extensas que la memoria misma.

Los escritos que hizo sobre la Máquina Analítica de Babbage fueron firmados con sus iniciales porque Ada temía la censura y prejuicios que podrían caer sobre ella por su condición de mujer. A pesar de sus temores, fueron estas notas las que inspiraron a Alan Turig a trabajar en las primeras computadoras modernas en la década de 1940.

Ada propuso el uso de tarjetas perforadas como método de entrada de información e instrucciones a la Máquina Analítica; también introdujo una notación para escribir programas. Todo esto condujo a que, muchos años después, el lenguaje de programación creado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, fuera bautizado Ada así en su homenaje. 


Ada Byron, Condesa de Lovelace, murió de cáncer de útero a los 36 años de edad.

Más leídas

Danos "Me gusta" Facebook