5 tips para concretar "ese proyecto"

09:00:00



Todo el mundo tiene proyectos. Desde remodelar el jardín hasta escribir un libro. Organizar una fiesta de cumpleaños o emprender una nueva actividad laboral. Todos son proyectos.

Y existen cientos de libros con consejos, sugerencias, técnicas y métodos para diseñar, llevar adelante y concretar los proyectos. Siempre estuve interesada en esta temática y tal vez mi gran proyecto es, justamente, aprender acerca de cómo concretarlos.

Por eso, leo mucho todo lo que se escribe acerca de la cuestión. Desde sesudos tratados académicos hasta consejos de gurúes modernos para alcanzar el éxito en pocos pasos. Pruebo todos.

Y lo cierto es que me ha dado resultado un mix de cosas que voy tomando de aquí y de allá. En el camino, descubro aplicaciones y programas (¡bendita tecnología!) que colaboran en tornar este desafío en algo más eficiente.

Si vamos a focalizarnos en el aspecto más serio y profesional, existen programas para trabajar proyectos en los que podemos encontrar gráficos, planillas de cálculo, establecimiento de objetivos y demás.

Personalmente, he probado todos lo que he podido y reconozco que para la labor profesional, donde se nos exige presentar determinados formatos, resultan extremadamente útiles. Pero al momento de querer avanzar con proyectos más personales, opto por otro tipo de ayuda. Les cuento lo que a mí me funciona:

Pensar en el proyecto como algo concretado o en marcha
Cualquiera sea el proyecto que tengo en mente, me lo imagino como si ya lo hubiera logrado y estuviera en marcha. Si se trata de modificar el jardín, me imagino cómo quedó y cómo le contaría a alguien los pasos que di para concretarlo y cómo hago para mantenerlo. Si se trata de un taller nuevo que voy a implementar, me imagino en el salón con la pantalla y las presentaciones, los alumnos y los materiales para las actividades. Me imagino viajando y llegando a los lugares donde debo dar una charla; para los cumpleaños me imagino el quincho o la sala con la comida ya en la mesa y los adornos en su lugar… Me imagino el resultado final, tal como lo quiero, para luego dar los pasos que me lleven a ese resultado claro que tengo en mente. De lo contrario, se corre el riesgo de ir haciendo cualquier cosa y nunca llegar al destino que buscamos. Ahora, tengo entre manos terminar una novela que llevo tiempo escribiendo. Lo interesante es que desde hace unos meses me imagino presentando la novela en Guatemala (allí es donde transcurre) y hasta tengo la sensación física de estar en el lugar, con el libro en la mano en una librería de la Ciudad de Guate (hasta sé de qué librería se trata). Tengo en mente todos los detalles. Ahora quiero dar los pasos para concretarlo. Para mí, es fundamental imaginarme el resultado final.

Mapa de proyecto
Con el resultado final en mente, suelo trazar un dibujo en papel y marco con una cruz: "Este es el resultado final" y en otro extremo "Aquí es donde estoy ahora". Entre ambas marcas hay todo un sendero de acontecimientos inciertos hasta que me pongo en marcha. Con el ejemplo de la novela está todo claro: ahora tengo un montón de capítulos escritos pero que no están listos aún para convertirse en libro y en el otro extremo está una presentación glamorosa de la novela, con auspicio de embajadas y organizaciones internacionales, mucha cobertura de prensa y lectores ansiosos. Sueño en grande, claro.  ¡No puedo evitarlo!
Ese sendero tiene que poblarse de mojones, de paradas, de sitios que me indiquen los pasos a dar. Un GPS del proyecto. Por ejemplo, "capítulos terminados", "contacto con editoriales", "entrevistar diseñadores gráficos"… Un mapa como un gran Juego de la Oca donde se avanza siempre.

Calendario de proyecto
Para que el proyecto no se eternice, hay que poner fechas. Lo sé por experiencia. Si no ponemos fechas, los plazos se estiran indefinidamente.
Pero tenemos que ser constantes, consecuentes y leales con nosotros mismos. Si nos decimos una fecha determinada, tenemos que cumplir, aun cuando no haya nadie para controlarnos. Somos nuestros propios jefes en este proyecto.

Diario de proyecto
El Diario sirve para ir contando cómo nos va con el proyecto. Dificultades, logros, las ideas que se nos van ocurriendo. Es útil para no repetir errores y dejar asentados lo pasos que sí resultan exitosos. Es muy agradable releerlos tiempo después y ver cómo fuimos avanzando y los retos que afrontamos.
Es una forma de mostrarnos a nosotros mismos que vamos caminando. Suele suceder que nos parece que estamos atascados en una etapa, pero puestos a reflexionar, vemos que hicimos mucho y no lo habíamos registrado a nivel conciente. Cuando dejamos por escrito el avance, lo realizado en el día, vemos que si hubo esfuerzo y trabajo en nuestro proyecto.


TPD - Tres pasos diarios
Esto es fundamental: proponernos tres pasos irrenunciables cada día que nos lleven a avanzar en el proyecto. Tres. Ni muchos ni pocos. Tres pasos por día que nos conducirán a concretar aquello que soñamos.
Por ejemplo: quiero un jardín hermoso, pero visto todo junto, son actividades interminables que no sé si puedo realizar. Entonces decido ir haciendo tres cosas por día. No soy jardinera y tengo mi trabajo profesional, de modo que no puedo dedicar todos los días de la semana para hacer mi jardín. Pero si puedo pensar en hacer tres cosas: por ejemplo, un día puedo pensar en a) elegir macetas para poner las flores que bordean un caminito; b) comprar las piedras que estarán en un sector; c) preparar la tierra de un cantero. Tres cosas. Y mañana sigo con otras tres. Créanme: da resultado.
Para esto, hay que tener claro el objetivo final (Pensar en el proyecto como algo concretado) y las actividades a realizar para cumplir con las tareas que son necesarias (Calendario de proyecto). Así, cada día podremos determinar cuáles son los tres pasos que nos conducirán a la concreción de nuestro objetivo.


En los próximos posteos voy a contarles cómo diseño mis Mapa de Proyectos, los Calendarios de Proyectos y el Diario. Y voy a dejarles unas plantillas para que tomen como modelo.

You Might Also Like

0 comentarios

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Más leídas

Danos "Me gusta" Facebook