Oficina en poco espacio para la cartera de la dama

09:00:00



Hace unos años decidí convertirme en teletrabajadora. Me pareció interesante trabajar desde mi casa o desde donde sea que me encontrara. Así, planifiqué mi salida del empleo donde estaba (una repartición pública formal y demasiado rutinaria para mi gusto) y emprendí la tarea de tratar de avanzar en mi profesión en medio de las tareas del hogar y viviendo lejos del centro de Buenos Aires.

Uno de las primeras cosas que noté es que, cuando ya no tienes oficina fija, concreta y geolocalizable, el mundo se convierte en tu lugar de trabajo. Ya hablaremos de los espacios de coworking en otro post; ahora quiero detenerme en la gran cuestión: ¿Dónde trabajar? ¿Con qué útiles de oficina, si ya no tenemos, justamente, oficina?

El "dónde" lo resolví fácilmente: donde sea. En un bar; en el patio de comidas de un shopping; en determinados coffee stores con buen wifi, enchufes a granel y donde no están mirándote de reojo para que te vayas; en bibliotecas públicas; en aeropuertos…

La cuestión se dificultó cuando me di cuenta que necesitaba un resaltador, o lapiceras de distintos colores, ganchitos, post-it o cinta autoadhesiva. A veces me hacía falta una tijera, una regla, un anotador, un lápiz negro o ese líquido blanco para tapar algo mal escrito…

"Un desafío!", me dije, y enseguida me puse a buscar una solución que fuera útil, económica, original, agradable a la vista, práctica, fácil de transportar y que no ocupase mucho lugar. Así, llegué a lo que llamo "mi OP (oficina portátil)".

Consiste en una especie de monedero constituido por tres grandes compartimientos mayores (que llamaremos A, B y C) y bolsillos más pequeños en ambas caras: en total, 10 bolsillos externos.

En A llevo un anotador, B es el espacio para la tableta y C guarda los útiles pequeños (bandas elásticas, minas de lápices, ganchitos, etc).

En los bolsillos externos viajan lápices, lapiceras, correctores, cola plástica, resaltadores, tijera, lapiz óptico, conectores, cables, audífonos, tarjetero, anotador pequeño y notas adhesivas.
Todo lo que tengo que hacer cuando llego al lugar elegido para trabajar es extraer mi OP de la cartera y ya tengo organizado mi escritorio portátil.

Por supuesto, he comprado carteras que tienen dos compartimientos (o tres) separados: uno de ellos es para transportar mi OP. Lo mejor es que cuando cambio de cartera, bolso o maletín, solo tengo que extraer mi OP y no pierdo tiempo buscando donde está cada cosa.

Ya lo ven: es una buena opción para las mujeres que deseamos llevar la oficina en nuestras carteras. Y los varones pueden organizar la misma versión para llevar en sus maletines.

You Might Also Like

0 comentarios

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Más leídas

Danos "Me gusta" Facebook