Planifica tu día

08:26:00


Me gusta levantarme a la mañana teniendo más o menos en claro las actividades principales del día. Al menos, saber qué reuniones están agendadas, qué actividades fuera de la oficina tengo comprometidas y cómo se perfila mi vida personal. Conozco muchas personas que prefieren dejar todo para el día siguiente y organizar todo rápidamente en la mañana o a medida que se presentan las circunstancias: no es mi estilo.

Claramente prefiero tener grandes mojones a lo largo del día, carteles que me avisen las cosas que tengo que hacer para conocer de antemano las que puedo hacer porque las quiero hacer.

Así, la tarde-noche anterior tomo mi agenda y anoto lo que sé con seguridad que va a suceder mañana en mi día laboral. Es posible que luego se cambie el horario o se suspenda: no importa, eso es manejable. Esto me sirve para saber qué vestimenta debo preparar: ¿tengo reuniones formales que implican vestir trajecito o atuendo similar? ¿Voy a realizar un taller durante todo el día? Entonces debo sentirme cómoda y usar ropa casual. Conociendo esto, dejo preparada la vestimenta con sus accesorios correspondientes y en la mañana no tengo que andar corriendo para buscar ropa y, descubrir, tal vez, que le falta planchado o que algún botón se aflojó.

Saber las obligaciones del día siguiente deja margen para disponer del tiempo queda entre las actividades impostergables y de esta manera, poder organizar de manera más productiva las horas laborales.

Algo que mi mamá me enseñó cuando era niña ahora me resulta muy útil: llevo en la cartera una bolsa pequeña para el caso de que durante el día vea algún producto que necesito; en ese caso, lo compro, queda en la bolsa en la oficina y al regreso tengo parte de las compras realizadas.

Ya en el lugar de trabajo (en mi caso, la oficina), organizo mi tiempo. Por supuesto, es más fácil asignar horas a las actividades cuando eres tu propia jefa, pero cuando he trabajado en relación de dependencia muchas veces he podido hacerlo, también. ¿Qué quiero decir con esto? Que es bueno ponernos como desafío realizar las tareas en un período determinado. En mi caso, a primera hora reviso el correo electrónico y luego lo cierro por unas horas. También suelo silenciar los grupos de Whatsapp y me focalizo en terminar una tarea. Por ejemplo: una hora para redactar un artículo sin las distracciones de revisar mensajes y redes sociales. Terminado eso, puedo chequear si entró algo urgente pero mientras tanto, solo me centralizo en esa tarea y la termino.

También es útil poder pensar de antemano las cenas de la semana: esto ayuda a realizar las compras semanales de manera eficiente, sin duplicar productos y tratando de aprovechar las ofertas de temporada. A mi me libera mucho espacio mental no tener que ponerme a pensar cada día qué vamos a cenar. Saber que llego a casa y al menos tengo las cosas necesarias para preparar la cena sin tener que salir a hacer la compras es un gran ahorro de tiempo.


Cada una puede tener sus propios tips y secretos de organización. NO a todas nos dan resultado las mismas cosas. ¿Cómo es tu forma de organizarte?

You Might Also Like

0 comentarios

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Más leídas

Danos "Me gusta" Facebook