Una rato tranquilo para vos

20:00:00


 Lo sé. Llegar a casa por la noche cuando trabajás afuera no es precisamente arribar al paraíso: te esperan mil y una tareas y necesitás tiempo de calidad para estar con tu familia. Y si no trabajás fuera de casa, también es dificil encontrar tiempo libre para vos. Todo lo que pueda sugerirte acá puede sonar como imposible y predicado por una extraterrestre, pero fijate si de a poco podés ir haciendo algunos cambios.

No es lo mismo la agenda de una mujer con niños o sin niños. Y teniendo niños, no es lo mismo si son bebés, si van al jardín, si están en los primeros años de la escuela primaria, si son preadolescentes, adolescentes o ya universitarios (convengamos: ya no son chicos, aunque sigan llamándolos así).

Entonces… la famosa noche tranquila en casa, que ni siquiera es la noche romántica en casa o la noche de estar sola en casa… puede volverse una utopía.

¿Qué podemos hacer, entonces? Pensemos en un rato exclusivo para vos. Un rato haciendo algo que te gusta y que no hay forma de hacerlo porque falta tiempo, hay cosas que hacer, tu familia te demanda atención y el Universo parece enviarte continuos Whatsapp buscando que atiendas sus preocupaciones.

¿Qué cosa te gustaría hacer para sentirte vos misma, para realmente mimarte y recuperarte como persona individual? Ser vos, no la mamá de, la esposa de, la novia de, la pareja de, la abuela de, la jefa o la empleada, la hija, la nuera, la cuñada, la compañera, la que siempre salva a los otros, la que escucha…

¿Te gusta escribir, pintar, dibujar, tejer? ¿Mirar películas? ¿Darte largos baños de inmersión? ¿Hacerte mascarillas de belleza? Te pueden atraer mil y una cosas que no tenés tiempo de hacer. Bueno, tratemos de recuperar una hora en la semana. Pero esa hora tiene que ser absolutamente tuya. Agendala como algo impostergable. En algún momento de mi vida tomarme esa hora en casa era imposible. Entonces decidí adoptar un shopping cercano como mi centro de operaciones. En ese rato absolutamente mío salía de casa con mi cuaderno y lapiceras y me sentaba en el patio de comidas a pensar y escribir. Sin otra cosa ni personas que me distrajeran.


Cada una tiene que pensar y buscar su propia estrategia. Pero es necesario tomarse ese rato que nos hace más humanas, más nosotras. Y si no te enriqueces por dentro vos misma, no vas a poder brindar esa alegría interior a los que más querés.

You Might Also Like

0 comentarios

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Más leídas

Danos "Me gusta" Facebook