Comenzar el día como si el éxito fuera una certeza

11:05:00


Muchas veces me despierto con una canción en la mente... Es como si hubiera soñado algo con esa música de fondo y abro los ojos con una banda de sonido que llega desde mis sueños. Otras veces como hoy, es una frase la que se me presenta golpeteando insistente. Esta mañana, la letanía es: "Comenzar el día como si el éxito fuera una certeza".

Una y otra vez, mientras iniciaba la jornada, escuchaba y veía la frase: "Comenzar el día como si el éxito fuera una certeza". No recuerdo haber soñado nada vinculado al éxito, pero allí está, firme y segura, la frase que decidió coronar mi día.

Ya durante el desayuno, me puse a pensar y la verdad, la frase me pareció un programa para llevar adelante. ¿Cómo sería el día si tuviera la seguridad que todo está destinado a ser exitoso? ¿Cómo encararía las reuniones, los intercambios, la presentación de proyectos, la redacción de artículos?

¿Cómo serían las cosas si solo tuviera que dedicarme a hacerlas bien y con gusto, dando por descontado que funcionarán? No tener que pensar cuando me siento a escribir ¿conseguiremos financiamiento para el proyecto? ¿me otorgarán la reunión que pedí para presentar la propuesta? Creo que trabajaría con una libertad que a veces no siento, porque la idea de tener que ajustarme a las expectativas de otros a veces influye en la redacción y la forma de encarar las reuniones.

¿Qué cosas haría hoy si estuviera segura que están destinadas a ser exitosas, que no son una pérdida de tiempo, que  dedicarles un rato es potenciar algo que tenía descuidado porque pensaba que sería inconducente?

En mi caso, tengo varias cosas anotadas en mi cuadernito de "Ideas alocadas"... Cosas que se me ocurren y pienso que no es el momento, o que no tengo tiempo ahora, o que pueden ser difíciles de implementar... Cosas a las que dedicaría varias horas si supiera que resultarán.

Es un verdadero ejercicio de voluntad el que hay que llevar a cabo. Cada vez que la sombra de la duda aparezca, hay que descartarla y seguir adelante. No pensar en fracasos pasados ni en las críticas posibles. Tampoco ser temerarias: no vamos a intentar tirarnos de un avión sin paracaídas. Me refiero a planes realistas que a veces dudamos llevar a cabo por temor, por miedo a las críticas, por miles de dudas acerca de cómo resultará.

Como dice la viñeta que acompaña este artículo: "Ten confianza, sigue tu pasión y nunca te rindas". A propósito: el dibujo es de Heather Stillufsen, una genia cuyas imágenes admiro y siempre menciono en los posts.

Creo que es una buena idea comenzar el día como si el éxito fuera una certeza. Y es lo que voy a hacer ahora mismo.

¿Me cuentan si lo van a intentar?

You Might Also Like

0 comentarios

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Más leídas

Danos "Me gusta" Facebook