¿Cómo te presentás?

08:30:00



No sé si a ustedes les pasa, pero más de una vez no sé muy bien cómo presentarme cuando estoy en una reunión o tengo que dar una charla y debo decir unas palabras a la audiencia. En esta época en que desarrollamos diversas habilidades y muchas no nos hemos quedado en una sola profesión, se produce una especie de crisis de identidad profesional. Tal vez hayas hecho una carrera universitaria y luego te perfeccionaste en un área específica que no se identifica con la idea que tienen las personas sobre tu profesión; o en tu trabajo fuiste pasando por distintos puestos y especialidades, lo cual te hizo desarrollar conocimientos y habilidades diversas.

Como sea, llega el momento temido de estrechar la mano y decir a continuación de tu nombre aquello a que te dedicás.

¿Escuchaste hablar de la elevator speech? Se trata de una breve presentación que haces en el tiempo que demorás en subir de un piso al otro en el ascensor. Esto hace referencia a esas veces que tomás el ascensor con alguien a quien te conviene presentarte y tenés ese breve tiempo (antes que la persona baje en su piso) para “venderte” profesionalmente. Un brevísimo tiempo para decir: “Buenos días, soy Fulana de Tal y ….”

¿…Y? Allí suele complicarse. Decir “Abogada, Médica, Contadora …“ de manera genérica no ayuda mucho. Decir “trabajo en tal editorial, en tal restaurant, en la clínica X…” tampoco. Necesitamos que sepan que trabajamos en tal lugar y que somos muy buenas en nuestro puesto. Que nos especializamos en algo y que nuestra actividad puede dar valor agregado a quien nos estamos presentando.

No resulta fácil hacer el resumen de nuestra vida en segundos. O pasar al modo oral un extenso curriculum. Por eso hay que pensar, repensar y reinventarse. Unir todas esas cosas que nos hacen únicas y que tienen un valor. Demostrar que somos algo más que una tarjeta de presentación que se olvida en un bolsillo. Nuestra presentación tiene que ser memorable.

Los expertos sugieren que, cuando nos presentemos, la otra persona advierta que podemos crear sinergia con ella. Que nuestra actividad puede resultarle útil. Que le daremos valor agregado. Por ejemplo: si trabajas en marketing y te preguntan a qué te dedicas, podés comenzar diciendo: “Soy la persona que puede ayudarlo a aumentar sus ventas”.


Es cuestión de ponerse a pensar y volverse creativas.

You Might Also Like

0 comentarios

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Más leídas

Danos "Me gusta" Facebook