Rejuvenecer la agenda

09:27:00


Todas queremos estar espléndidas y muchas se hacen algunos retoques para lucir un poquito más jóvenes. Genial, pero... ¿revisaste tu agenda de contactos? ¿Estás detrás de un aspecto más joven y vital pero tu agenda se quedó en los contactos del colegio secundario y en los de tu primer empleo?

Muchas veces, nos vamos acostumbrando a la rutina, dejamos de estar en la búsqueda activa de mejores posibilidades y de explorar nuevos ámbitos. Puede ser que te sientas muy cómoda en el lugar donde estas, pero siempre es bueno tener la opción de conocer otras áreas de acción.

Me ha sucedido (varias veces) de sentirme bien en un trabajo y que por diversas razones, este se acabe. Si te dedicas a la consultoría, sabés que es un mundo donde siempre hay que estar atentos a posibles contratos y convocatorias. Por eso, los que estamos en este ámbito profesional, sabemos que siempre hay que incorporar contactos y trabar relaciones para mantener fresco nuestro nicho laboral. De lo contrario, llega un momento en que tu círculo ya no puede responderte ante nuevas necesidades.

Una agenda de contactos se amplía de manera proactiva. No alcanza con abrir una cuenta en LinkedIn y comenzar a agregar colegas. Es necesario informarse acerca de las nuevas relaciones, conocer sus ámbitos de trabajo, establecer algún primer contacto para presentarse y generar algún tipo de vínculo. Es importante incorporarte a algún grupo de los muchos que en LinkedIn, publicar artículos y actualizaciones y también comentar los posteos de otros usuarios.

Si lees algún blog profesional, podés comentar los artículos que te interesan, contactar a quien lo escribió, brindar tus aportes. Las cartas de lectores también sirven para conocer personas que piensan de manera similar, lo mismo que los foros y sitios de discusión.

A mi me gusta periódicamente hacer un repaso por mi agenda de contactos y escribirles o llamarlos para ver en qué andan y asegurarme que no hayan cambiado correos o teléfonos. Si sabés que alguien cambió de empleo, contactalo e interirozate  sobre la actividad a la que se dedica ahora: brinda tu apoyo y experiencia si es pertinente.

A las relaciones hay que nutrirlas y de nada sirve tener montones de tarjetas que nos hayan dado en reuniones si no hacemos contacto. Tampoco sirve tener miles de correos y teléfonos en la computadora si no recordamos siquiera a quien pertenecen. Tu agenda necesita que le prestes atención: brindale un ratito durante el día.


You Might Also Like

0 comentarios

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Más leídas

Danos "Me gusta" Facebook